jueves, 30 de junio de 2016

94: Una centésima enormidad mayor extrema

Llegó entonces el momento de conocer en medio de la cotidianidad espontánea. Los allí reunidos hablaron y rieron, pasaron un buen rato, uno insólito y nunca antes visto. Lograron ser personas in-editadas, e inéditas, y entre su in-edición mostraron tanto como si se hubiera editado el momento durante cien años, y fueron centésima parte de una mancomunidad de voces, colores, razas, energías y lugares que reunidos conforman el quid de la idea Veterani. Diana o Marcela o Marcela o Diana, cuyo poder era el de las múltiples personalidades, conoció al Reclutador, por la gracia de el Magnánimo Eber, que a su vez conoció a Esteban, cuyo poder especial es el de combinar las gafas con su camisa color vino, quien conocía desde antes a la Historiadora de todos los tiempos Massiel, la cual ya había compartido legendarias jornadas con el Reclutador desde los tiempos lejanos en que este se hacía llamar el Experto en experimentos durante la Caminata Veterani. Y no se deje de lado al mago que llegó de la nada demostrando sus destrezas. Él, como tantos otros, sintió de inmediato la irresistible energía que permite el Continuum. Cien han sido ya las visiones del Ojo compartidas hasta ahora; cien el número, cien en total.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario